Autora Best Seller en Amazon

Por qué todo el mundo rechaza la auto edición

Si te gustó este artículo, compártelo:

Libro

En el artículo anterior vimos que había dos tipos de editores, los editores profesionales con un ISBN editorial y los editores aficionados o auto editores con ISBN de auto edición.

También vimos que todos los libros son de su editor y que si un autor quería ser dueño de su libro debía convertirse en su propio editor.

¿Cuánto libros puede editar un editor profesional al mes?, 7, 9, 12 ¿y al año? ¿cuántos libros puede editar?, 70, 90, 120 y ahora, un editor aficionado, un auto editor, ¿Cuántos edita al año? 2, 3

No digo que un auto editor no pueda hacer un buen trabajo, solo digo que la pericia de un profesional y la de un aficionado no es ni de lejos lo mismo. Por lógica, el trabajo del profesional debe ser infinitamente mejor que el del aficionado. Esa diferencia se suele plasmar en el ISBN, el ISBN editorial implica un profesional detrás del libro, el ISBN de auto edición, implica un aficionado tras el libro.

Esta es la creencia general de libreros, distribuidora y editores, el ISBN marca el libro, un ISBN EDITORIAL es aceptado, un ISBN de auto edición es sinónimo de chapuza y es rechazado.

Hay profesionales, sobre todo diseñadores gráficos e imprentas que realizan magníficos trabajos de edición para los autores editores, pero a la hora de publicar el libro les ponen un ISBN  de auto edición y…. Ya sabes lo que piensa todo el mundo de esos ISBN

Otra cuestión importante y que produce rechazo hacía la auto edición es la supuesta calidad de las obras. El editor tradicional selecciona los manuscritos a publicar con arreglo a unos parámetros de calidad literaria y comercial. El ISBN EDITORIAL es sinónimo pues de libro bien editado y con un contenido aceptable.

La auto edición elude este filtro de calidad del editor tradicional, un cuasi analfabeto puede verter un amasijo de palabras, eso sí con todo la buena fe del mundo, y publicarse el mismo el libro. Bueno, ni imaginarlo, el ISBN de auto edición es sinónimo de libro chapuza tanto en contenido como en construcción.

Y esto es cierto y es así, el problema es que existen millones autores en el mundo y solo unos miles de editores tradicionales. Un mercado demasiado apetitoso para dejarlo escapar…

En mi próximo hablaremos de Auto publicación, auto edición y Coedición, tres palabras que significan lo mismo.

 

Si te gustó este artículo, compártelo:

5 respuestas a Por qué todo el mundo rechaza la auto edición

  • Estoy de acuerdo contigo en casi todo, con respecto a la calidad literaria de un libro editado por un profesional y otro que no. Por ejemplo vemos hoy en día que como estos semi analfabetos de la “salsa rosa” y hasta futbolistas publican libros, y estamos de acuerdo que esta gente como muy bien sabrán leer y escribir mas o menos de corrido. Una buena editorial detrás hace el resto. Pero yo sigo creyendo en la auto edición y salir como antaño con tu libro bajo el brazo y llevarlo a pequeñas librerías y dejarlo allí a ver si es aceptado o no.
    También coincidiras con migo que hoy por hoy las ediciones con más tirada y más publicadas no son las mejores literariamente hablando. El daño que esta haciendo a nuestra juventud los libros enlatados de zombis, hombres lobos, vampiros y demás cuentos de hadas, que además de competir directamente con la cultura propia de cada región invita a la imitación fácil por parte de escritores noveles y a la perdida de los valores mas tradicionales.

    • Es cierto que las editoriales se pliegan a los intereses comerciales y publican cosas que venden. La auto edición con cabeza no debería ser demonizada, si yo me publico mi libro y está bien expresado y sin faltas debería ser tenido en cuenta. ¿Pero quién criba mi obra? ¿Quién me dice que mi libro está bien expresado? El propio autor no es objetivo y los conocidos suelen tener menor formación que el propio autor. El problema es el descrito, un libro bueno y quinientos petardos, pero petardos con muy graves carencias, auténticas ofensas a la ortografía, vamos, libros escritos por analfabetos funcionales, que además se auto proclaman escritores. Conozco a varios de estos…
      Los libros comerciales pueden tratar de “zombies” y cosas de esas, pero por lo menos se pueden leer, otra cosa es que no nos guste el tema. Lamentablemente en la auto edición, se lee uno decente, si lo encuentras, y los otros quinientos….

  • Hace años que vivo en Cataluña, pero soy de origen portugués. Mi catalán y mi castellano es limitado, por norma acudo al corrector informatico. He editado dos obras en catalán, con la misma editorial. La editora es licenciada en fisología catalana y es ella quién corrige todo lo que pasa por su editoria. Hace poco se me acerca una vendedora de la ONCE con una de mis obras en la mano y me pregunta:
    ¿Quién te ha corregido el texto?
    La editora, que es licenciada en fisologia catalana – le dije.
    Y la señora me contesta: La novela está muy bien, pero vaya mierda de correción.
    Así que, de verdad, ya no se en quién confiar.

    • Hola Matías:

      La corrección es un asunto espinoso. Los editores pequeños, que hacemos de todo, tenemos un problema, nos falta tiempo, no podemos dedicar dos meses a corregir un manuscrito porque tenemos más libros esperando…
      Este detalle aparentemente inocuo es fundamental.
      El ojo del corrector se acostumbra a las faltas de ortografía, por lo que es necesario hacer frecuentes pausas para evitar ese efecto, pongamos cinco minutos cada dos páginas. Qué sucede entonces si tenemos mucho trabajo… pues que no se hacen las pausas y por consiguiente, el corrector deja de ver las faltas a partir de la página tres o cuatro del libro.
      Evidentemente existen correctores profesionales que solo corrigen libros, hacen las pertinentes pausas durante la corrección y dejan el manuscrito casi limpio.Digo casi, porque nunca quedan limpios del todo, siempre quedan faltas. Así pues, un libro tras pasar por las manos de un editor ya no tiene faltas, a estas se las llaman erratas y todos los libros las tienen.
      Además las faltas del libro no son del editor, son tuyas y el editor legalmente no puede tocar una coma del texto sin tu permiso, pues su trabajo no es corregir libros, es hacerlos.
      Si quieres un manuscrito bien limpio recurre a un corrector, ellos son los profesionales de eso y dejan los manuscritos bastante bien.
      Zapatero a tus zapatos, los editores maquetamos manuscritos y hacemos portadas, algunos corregimos lo que vemos, pero la corrección es trabajo del corrector.

      Me parece curioso que un vendedor de cupones ONCE detecte faltas en tus libros, también me parece curioso que critique la corrección y no te diga “esta palabra se escribe con b, aquella lleva h….”, máxime cuando el editor no tiene por qué corregir el manuscrito.

      Bueno, ya conoces el origen del problema y su solución

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Descubre si gustará tu libro